Comarca Jacetania Portada – Cabecera

“Huir por Canfranc me confirmó que nuestra cultura nos da claves para poner en marcha cambios en la sociedad”

Entrevista a Manuel Bueno, Daniel Sancho y Miriam Julian, protagonistas de Huir por Canfranc

Huir por Canfranc es un proyecto único que comenzó hace casi tres años y en poco tiempo se ha convertido en una referencia. Más de 6.000 personas han disfrutado de las visitas teatralizadas de Huir por Canfranc en la Estación Internacional y casi siempre las plazas se llenan enseguida confirmando de esta manera la potencialidad de este monumento. Turistas de toda España, pero también gente de la zona han mostrado interés por descubrir la el rol primordial que tuvo dicha Estación en el desenlace de la II Guerra Mundial.

Manuel Bueno, Miriam Julián y Daniel Sancho regresan a los años 40 y muestran la estación de una manera diferente a través de unos hechos que invitan a reflexionar. Interpretan  a cinco personajes dando un punto humorístico a las visitas e invitan el publico a ser partícipe, a tomar decisiones durante la visita, a entender que lo que sucedió tiene que servir para no cometer los mismos errores.  Este verano darán comienzo a una nueva serie de visitas nocturnas teatralizadas, las últimas antes de que empiecen las obras en la estación, aunque aseguran que habrá continuidad.

 

¿Qué os ha aportado Huir por Canfranc a cada uno de vosotros?

Daniel Sancho: A mí me ha dado mucha energía, muchas ganas de trabajar.
Miriam Julián: Pues al ver que a la gente le gusta y que tiene una aceptación muy buena te dan ganas de seguir enseñando la historia y seguir educando a través de las visitas. Y el trabajo entre los tres ha sido muy enriquecedor y eso es muy importante.
Manuel Bueno: Nos ha hecho conocernos y nos dimos cuenta que lo que estamos haciendo funciona, es algo que no se hacia así y creemos que el camino emprendido es el correcto.

¿Cómo es el publico de Huir por Canfranc?

M. J.: Gente entusiasta y agradecida. Después de cada visita nos felicitan uno a uno y esto es muy importante para nosotros. Hay gente que viene a Canfranc porque quieren ver la estación junto a nosotros. Es verdad que luego rellenan el día con otras actividades, pero igual vienen de Biescas, Huesca o hasta Zaragoza principalmente para ver la estación a través de Huir por Canfranc. Somos además muy flexibles para grupos, empresas o colegios, que pueden reservar la visitas privadas en cualquier horario aunque normalmente nuestras visitas son por la noche.

¿Qué significa ahora la Estación de Canfranc para vosotros?

M. J: Yo es verdad que antes de empezar este proyecto había visto la estación y conocía parte de su pasado, pero no había tenido el placer de meterme en ella tantas horas, porque al final pasamos ahí mucho tiempo y hay momentos que estás en silencio sola cuando los compañeros están en la otra punta del edificio, o cambiándote de ropa en un vagón, entonces para mi la estación ahora mismo es como un momento de magia.
D. S.: Para mí es como si fuera parte de mi casa, llego y pienso “ya estoy aquí otra vez”.
M. B.: A raíz de esto se me confirmó que nuestra cultura nos da claves para poner en marcha cambios en nuestra sociedad, porque para mí el personaje Albert Le Lay y la estación son un montón de valores que faltan en esta sociedad, son la humanidad, la ayuda mutua, la ayuda sin esperar nada a cambio. La historia de las personas que arriesgaron sus vida para los demás, todo eso me hace ver que nuestra historia nos ayuda a rescatar muchos valores necesarios.

¿Qué tenéis en común con vuestros personajes?

D. S.: Los dos personajes que realizo yo tienen poco que ver conmigo, Luis – un judío francés que esta huyendo con su pareja Marie, un personaje callado, pero que no es muy activo – y el Capitan Wagner, un soldado nazi con el que me lo paso muy bien porque tiene un toque gracioso, un personaje medio borracho, o borracho entero que, por lo que sea, cae bastante en gracia. Es el personaje ideal para poner a la gente en la situación de “todo el mundo a la pared”, para ver como una persona con una pistola es capaz de poner frente a una pared a 50 personas. A parte del enclave humorístico es un personaje importante para poner la gente en la piel de los fugitivos. Creo que es un momento que hace que el publico reflexione.
M. J.: Marie es esposa de Luis, que tiene un papel más activo que su marido. ¿Qué tiene de mi Marie? Pues la parte más femenina, más elegante. Es un personaje que mete prisa a la gente y transmite esa necesidad de correr, de huir, porque se acaba el tiempo. Y Lola Pardo, mi segundo personaje, es un personaje real y es la parte más inocente, más cercana a la gente, mas humilde.
M. B.: Albert Le Lay, mi personaje, es el hilo conductor, el que nos guía por la estación porque es el conocedor del edificio. Él fue un héroe humilde, que nunca se dio importancia a sí mismo, él hizo lo que creía que era importante hacer. Y respecto al personaje de Lola, intentamos a través de él poner en su lugar a la lucha de las mujeres por la libertad. Parece ser que en la historia todos son hombres. Estamos hablando de mujeres niñas que han tenido un papel muy importante y Huir por Canfranc quiere subrayar también la participación de las mujeres por la libertad, la valentía y el empoderamiento.

¿Cuáles son los planes de futuro para este proyecto?

M. B.: Tenemos la idea de hacer una segunda parte de Huir por Canfranc, contando otra historia. Y posiblemente ya tenga la historia de la nueva aventura Huir por Canfranc. Aquí estamos hablando de los judíos, de la segunda Guerra Mundial, pero aquí también tuvo que huir mucha gente durante la dictadura y lo hizo por Canfranc. Fue zona de huída de muchos españoles que se fueron a Europa buscando la libertad y terminaron muy mal porque se encontraron con la segunda Guerra Mundial pero nunca con la libertad deseada. Queremos seguir llenando de vida la estación, seguir demostrando que ahí se pueden hacer muchas cosas, con respeto cultural, pero también con respeto físico.

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios