Comarca Jacetania Portada – Cabecera

En casa con Ana Salvador: “Echo de menos la montaña, pero aún no he tenido tiempo de aburrirme”

ENTREVISTA

La splitboarder de Biescas nos cuenta cómo está viviendo este confinamiento, sus inquietudes y qué hará cuando todo esto termine.

Desde hace seis semanas nuestras vidas son diferentes. Tenemos que permanecer en casa. De repente hemos ralentizado el ritmo. No es algo muy complicado. Pero tampoco fácil. En realidad, si solo es eso, tenemos suerte. Muchas familias viven una odisea, porque han perdido a alguien, porque pasan días interminables enfermos o porque están trabajando en hospitales u otros lugares expuestos al virus. Iniciamos una serie de entrevistas ‘desde casa’, para que diferentes personas nos cuenten cómo están viviendo este confinamiento y qué harán cuando todo termine.

Comenzamos con Ana Salvador, splitboarder de Biescas, una amante de las montañas con las que lleva vinculada desde que era pequeña. Lleva muchos años compitiendo a nivel internacional en snowboard y se apartó del mundo de la competición para buscar nuevos descensos en el splitboard, descensos que realmente le “hacen vibrar y crecer en la montaña”. Desgraciadamente, Ana Salvador ha vivido momentos de mucha inquietud, ya que su madre se contagió y estuvo hospitalizada durante tres semanas.

Disfrutando del splitboard en las montañas de Valle de Tena.

¿Cómo llevas esta situación? ¿Cómo te ha cambiado la vida (tu trabajo, tus aficiones)?

La llevo a días… Todo mi trabajo y proyectos, se esfumaron de repente sin tener tiempo de asimilarlo. Tenia que acabar mi temporada antes de poder disfrutar las vacaciones con una expedición a Bolivia, que realizaba en el mes de abril. Pensaba que este año nada la podría interrumpir ya que en abril del 2019 la tuve que anular forzosamente por un accidente que me dejo la rodilla fuera de juego. Y llegó una pandemia y se volvió a anular. De locos…
Bueno, lo positivo es que poco a poco se fue restableciendo la parte laboral pero esta claro que tendré que reinventarme y salir se este bache de una manera o de otra.

Tu madre se ha contagiado, ¿cómo se encuentra ahora?

Si, estuvo tres semanas ingresada en el hospital. Es una persona fuerte y activa, pero no se encontraba nada bien. Coincidió con el comienzo del estado de alarma, no había mucha información, no podíamos salir de casa. Fuimos a varios hospitales y estaban saturados. Luego llegó la incertidumbre, esperando el día de ponerte mala. Pero aunque hemos convivido con mi madre, mi hermana y yo no tuvimos nada. Ahora ella esta bien, y esto es lo importante. Siempre pasan cosas malas, pero te tienes que agarrar a las buenas.

¿Qué haces para entretenerte?

Ana Salvador en el jardín de su casa

No he tenido tiempo de aburrirme la verdad, me faltan horas…
En mi casa tuvimos que hacer frente a la enfermedad y al principio fueron días muy complicados y duros. Una vez acabado esto, sigo mi rutina. Realizo un primer entrenamiento a las 10.00 y otro a las 18. 00, junto con una hora de yoga diaria.
Esto me quita ya bastante tiempo, estoy pasando este confinamiento junto con mi madre y mi hermana, les hago de cocinera, así que paso mucho tiempo cocinando también y haciendo trabajos en el jardín.
Tengo la suerte de compartir todo esto con mi hermana, así que cuando una no tiene ganas de nada… la una tira de la otra.

¿Qué es lo que más echas de menos?

La improvisación del día a día, el salir a la montaña como hacia siempre, sin planear y esperar a que llegue un día.

Tienes miedo?

No, me adaptaré a los baches que vengan. Me he tenido que inmolar unas cuantas veces en la vida, así que esto es una inmolada mas.

Crees que esto tiene algún lado positivo?

Estamos dejando que la tierra respire.

¿Qué es lo primero que harás cuando se acabe la pandemia?

Hacer lo que hacia todos los días, estar en el monte y disfrutar de mi gente. No soy una persona que necesite mucho para ser feliz, creo que en cuanto nos vayan desconfiando no me costara mucho volver a mi vida normal.

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios