Comarca Jacetania Portada – Cabecera

Dani Álvarez: “Me encantaría ir a México a reconstruir crímenes de los narcos”

INVESTIGACIÓN

El periodista Dani Álvarez y el antropólogo forense Paco Etxeberria protagonizan el programa de investigación forense ‘El lector de huesos’ y han participado este fin de semana en VillaNoir, Encuentro Pirenaico de Género Negro de Villanúa. Desde el caso de las niñas de Alcàsser, el de Asunta o el de Bretón, hasta esclarecer las circunstancias de la muerte del presidente chileno Salvador Allende. Reconstruir, analizar y esclarecer algunos de los asuntos más oscuros con objetividad y ciencia es su objetivo.

Al final los huesos siempre nos delatan. O al menos eso es lo que tratan de probar el periodista Dani Álvarez y el antropólogo forense Paco Etxeberria en el programa de televisión ‘El lector de huesos’. Con motivo del tercer encuentro de género negro Villanoir 2019, la ya inseparable pareja de la pequeña pantalla deleitó a sus seguidores en Villanúa, con algunos detalles sobre los crímenes más conocidos fuera y dentro de nuestro país; y de la ciencia forense.

La inconfundible tonalidad de la voz de Álvarez desvela su origen radiofónico. Este gallego, afincado en el País Vasco desde hace varios años, conduce el programa matinal de Radio Euskadi, ‘Boulevard’. “’El lector de huesos’ ha sido un reto para mí, hemos trabajado duro y estoy muy contento con el resultado”, explicó el periodista ataviado con la indumentaria que caracteriza su papel de presentador de este espacio científico. Aunque fue concebido inicialmente para la televisión vasca EITB, el programa ha ido saltando de cadena en cadena, y Aragón TV emitió a partir de 2016 sus dos temporadas. Desde el caso de las niñas de Alcàsser, el de Asunta o el de Bretón, hasta esclarecer las circunstancias de la muerte del presidente chileno Salvador Allende. Reconstruir, analizar y esclarecer algunos de los asuntos más oscuros con objetividad y ciencia es su objetivo.

Les llaman el CSI vasco

Sí, al principio nos identificaban así. Pero la diferencia es que CSI es ficción, y nosotros tratamos casos reales. Por eso es mucho más impactante.

Usted es un habitual de la radio. ¿Cómo se vio involucrado en este proyecto?

La verdad que todo lo que había hecho hasta ahora en el Periodismo no tenía nada que ver con esto. Conocía a Paco Etxeberria hace tiempo, teníamos relación y le había entrevistado muchas veces. Entonces, cuando me plantearon este proyecto y me dijeron que iba a ser con él, dije que sí con los ojos cerrados. No sabía muy bien de qué iba a ir y tampoco el resultado. Pero para mí, trabajar con Paco era una garantía. Aunque cuando me hablaron de crímenes truculentos me sonó un poco raro. Yo iba caracterizado de una manera determinada y la idea era que jugáramos con ese esquema de maestro-aprendiz. Salvando las distancias, claro, pero algo así como en la película ‘Seven’. Así que simplemente tuve que cambiar el chip, adaptarme y dejarme llevar. El director Igor Zabala nos puso las cosas muy fáciles; y la productora ejecutiva Blanca Baena, que es la que tenía toda esta idea en la cabeza, nos marcó el camino. Para mí ha sido un mundo nuevo en el que hemos trabajado mucho pero también disfrutado.

Ha tenido que reinventarse

Algo parecido. Hay mucha gente que no me conocía por la radio y simplemente me conocen por ‘El lector de huesos’. También hay otros que piensan que voy vestido así todos los días. Pero sí, es verdad que hemos hecho algo muy diferente. El programa ha tenido su propia identidad, su propia factura. Estamos muy contentos con ello.

Se puede decir que ha cambiando su carrera profesional

Sí, me ha abierto una veta distinta. Ha sido una prueba de fuego para demostrarme a mí mismo que puedo hacer otras cosas. Yo estaba muy cómodo haciendo lo de siempre, que me encanta. Pero esto ha sido algo especial. He tenido que actuar un poco, desarrollar un papel. Estoy muy satisfecho con el resultado, aunque confieso que las primeras veces tenía algo de miedo.

Debido a la temática del programa, ¿se corre el peligro de caer en el amarillismo?

Hay una línea muy delgada entre hacer algo profesional y científico, que era nuestro objetivo, a caer en el amarillismo, sí. Pero yo creo que la respuesta de la gente ha sido positiva y que hemos acertado.

¿Cuáles son los criterios de los guionistas para elegir los casos?

Esta es una discusión que no está cerrada del todo. Sigue abierta si hacemos más programas. En un principio estaba ideado para la EITB, por lo que se planteó hacer crímenes que habían ocurrido en el País Vasco, cercanos para la audiencia. Pero Paco ha intervenido en innumerables casos, algunos de ellos fascinantes. Tiene un currículum extensísimo y había que aprovechar eso también. Después, el público es como es y cuanto más conocidos son los casos, más interés tienen. Creo que si se diese la oportunidad de seguir explorando casos ya tendríamos un criterio más afinado.

Imagen de ‘El lector de huesos’.

¿Cuáles han sido los más duros desde el punto de vista personal?

Por mi experiencia previa como periodista y todo lo que había hecho hasta ahora, sí que tenía claro que para no sobrepasar esa línea del amarillismo las víctimas tenían que estar en el centro del programa. Entrevistar a la madre de los niños de Córdoba, del caso Bretón, me produjo una impresión muy grande. También el hablar con las víctimas de Hipercor. Gente humilde cuyos testimonios yo no había escuchado antes. Sus vidas quedaron destrozadas por aquellas bombas. Volví de Barcelona muy afectado aquella tarde, y eso que me ha tocado hacer entrevistas duras a lo largo de mi carrera.

¿Cómo se aborda una entrevista de este tipo?

Bueno, se trata sobre todo de escuchar. Muchas veces llevas la congoja en el estómago de a ver qué les vas a preguntar. Pero luego te das cuenta de que no se trata tanto de preguntar sino de dejar que ellos hablen y saquen lo que tienen dentro. Sin llevarles tampoco a ningún extremo. Simplemente que transmitan sus sentimientos, que hablen de la ausencia. De las personas que les faltan. Y con eso creo que es suficiente.

Por otro lado, ha habido casos más curiosos

El de Salvador Allende, desde el punto de vista de producción y logística, fue uno de los más difíciles de montar. Por un lado, teníamos que demostrar que la teoría de Paco sobre el suicidio del presidente de chileno, que es la reconocida internacionalmente, es la buena. Pero por otro, trajimos a un forense de Chile que afirma que Allende fue asesinado. Debíamos mostrar que esto también tiene una base. Contamos con la ayuda de la Ertzaintza y casi todas las pruebas que hicimos salieron bien prácticamente a la primera. Este no es uno de los capítulos para el gran público, ya que quizá la gente joven no sabe quien era Salvador Allende, pero el trasfondo es muy atractivo. ¿Fue un suicidio o un asesinato simulando un suicidio?

El de Hipercor también fue complicado logísticamente

Este también fue muy interesante. Ver volar dos coches bomba, uno de ellos con 100 kg de explosivos para mí fue impresionante. Por cierto, pasamos mucho frío. Estábamos en el campo de entrenamiento de la Ertzaintza a -2ºC en pleno día y recuerdo que había momentos en los que no podía hablar porque me costaba mover la lengua. Estos dos capítulos son espectaculares y un buen ejemplo del trabajo realizado.

Francisco Exteberria y Dani Alvarez en el CIN Subterránea de Villanúa. Foto: VillaNoir

Han contado con la colaboración de muchos expertos

Hemos tenido mucha ayuda tanto por parte de las personas del ámbito judicial como del policial, además de expertos de todo tipo que nos han asesorado. Recuerdo una anécdota que me sucedió el segundo o el tercer día de grabación cuando todavía no sabía muy bien dónde me metía. Teníamos que investigar y contarle a la gente que, cuando un cadáver queda al aire libre, empiezan a llegar los insectos sobre él. Comienza el proceso de putrefacción y los primeros animales que llegan son las moscas. Debíamos explicar que cuando por ejemplo hay un cadáver en un piso que lleva varios días, y entra la comitiva judicial o policial hay un olor tremendo, pero también un sonido muy característico al caminar, como si fueras pisando patatas fritas. Lo que va crujiendo bajo los pies son las larvas de estas moscas que se van criando en el cuerpo y luego van dejando como una cascarita. Me llevaron al despacho de una profesora de la universidad que se dedica a investigar todas las especies de mosca que hay. Y es uno de los sitios más repulsivos en los que he estado en mi vida. Tenía unas minitiendas de campaña donde estaban las moscas encerradas; las iba alimentando con deshechos para que se fueran criando. Esta investigadora se dedica a ver cómo se desarrollan, cuánto tiempo aguantan, etc. Apestaba. Yo aquel día llegué a casa a las 11 de la noche planteándome no volver a trabajar. Pensé… si esto es lo que me ha pasado el segundo día, no me quiero imaginar que me puede venir el décimo.

Pero esto ha sido una de las claves del éxito del programa

Sí, yo tenía muchas ganas de hacer experimentos de todo tipo. Hemos hecho cosas que se han visto en series como ‘BreakingBad’, en películas, etc. Por ejemplo, ver si es posible deshacer un cadáver en ácido clorídrico o en ácido sulfúrico. Nos las sabemos todas ya.

Actualmente también puede verse en Youtube

Eso es. En Youtube el programa sigue muy vivo y mucha gente lo está descubriendo ahora. El capítulo más visto con muchísima diferencia es del de las niñas de Alcàsser. Tiene cerca de 450.000 visitas. Esto es una barbaridad para un programa de ciencia. Y el segundo más visto es el de Asunta, que tiene más visitas que el de los niños de Bretón. Este último fue un programa muy duro pero muy bien hecho, ya que teníamos acceso a todas las partes. Paco había intervenido en su momento directamente en él.

Entonces, ¿ya podemos hablar de una nueva temporada?

Nuestra idea es que la haya. Tenemos bastantes cosas ya acumuladas y solo hace falta que encajen las piezas que a nosotros se nos escapan. Las de las fechas, la producción y los diferentes intereses de las televisiones. Porque si hay una tercera temporada, ya no será solo para una, sino que serán varias las que participen. Hay mucho interés. Sería muy bonito poder hacer un proyecto coral con bastantes televisiones. Hay algunos casos que ya tenemos seguro y hay otros con los que soñamos. Por ejemplo, a mí me encantaría ir a México a reconstruir crímenes de los narcos.

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios