Comarca Jacetania Portada – Cabecera

‘La república que madrugó’, de Enrique Vicién

Una sentada de sofá el lunes y un buen paseo ayer, han conseguido que devore las páginas de este libro. Que haya tiritado de frío por las calles jacetanas, y que me haya manchado los zapatos en los charcos chelados de un duro Diciembre de 1.930. También que me haya emocionado con el sentir de mis vecinos de aquellos momentos que colocaron a Jaca en la historia de nuestro país para siempre.

Cuando yo estudiaba bachiller, hacia los años 60 del siglo pasado, no había en los libros de Historia ninguna referencia a la sublevación de Galán y García, pero tuve la suerte de tener una profesora en el Instituto Domingo Miral, Lupe Miquel, que nos contó dichos acontecimientos tal como ella los conocía. Recuerdo una frase de dicha catedrática que se me quedó grabada “… con la Catedral y la Sublevación, Jaca figurará ya siempre en la historia de nuestro país…”.

Ayer comentaba el libro de una amiga y hoy de nuevo el autor, Enrique Vicién, es también amigo y colaborador de trabajos para la librería. Es buen momento para recordar su pequeña gran participación en el año 2006 en la colección ‘Papeles Abiertos’ con ‘Variaciones sobre un mismo tema’, que de alguna manera podría ser el germen de esta magnífica novela.

Me atrevería a decir que debería de ser de obligada lectura para todo buen jacetano. Enrique desgrana con abundantes guiños literarios una época de nuestra ciudad que merece ser recordada. Pero además y creo que debe resaltarse, no es un tratado de historia, yo al menos así lo veo, si no que lo que destaca fundamentalmente es que humaniza o personaliza dicho momento. Y así, pues, nos recreamos con el ambiente y el sentir que hervía en los pobladores de las casas, cuarteles, sacristías, periódicos  y centros de ocio. Un recorrido reconocible en sus protagonistas y en sus calles.

Seguramente ningún lector de cualquier otra obra de este autor se sorprenderá si digo que es que además Enrique escribe muy bien, muy ameno y que te llega al alma.

La lectura de ‘La república que madrugó’ me sugiere proponerle al Ayuntamiento que organice una ‘Ruta de la Sublevación’, como otra de las rutas que ofrece habitualmente y en este caso con el regalo de esta obra como guía fundamental.

Merece la pena sentir y emocionarse con las vivencias de una época tan reciente y tan bien reflejada por ‘Grosem’ (Quique Vicién).

 

Pedro Pérez

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios