AB Energía portada

‘Veinticuatro horas en la vida de una mujer’, de Stefan Zweig

Cogía antes de ayer esta novela corta de Stefan Zweig ‘Veinticuatro horas en la vida de una mujer’ motivado por el anuncio para el próximo sábado día 20, de la adaptación teatral de esta obra, que podremos ver en Jaca en el Palacio de Congresos.

Y en línea con otras novelas del autor, en esta ocasión nos vuelve a presentar a una sociedad burguesa de principios del siglo pasado con dos protagonista principales, una mujer viuda encorsetada en sus comportamientos y actitudes burguesas y un joven aficionado al juego, cuyo vicio llevado hasta límites insospechados puede igualmente hacerle perder valores que dicha sociedad consideraba sagrados.

Pero a su vez es una novela con historia de amor y pasión que rompe las reglas en esa sociedad tan encasillada y clasista, porque los sentidos y los sentimientos pueden llegar a no poderse dominar.

El lenguaje de Zweig es como en casi todas sus novelas un lenguaje conciso y preciso, pero en este relato es un torbellino de sentimientos a flor de piel, que nos traslada con una fuerza inaudita a ese día, a esas veinticuatro horas, que cambian la vida de una mujer.

Por lo que mi expectación es máxima por comprobar la adaptación al teatro de dicha obra, quiero imaginar que estamos ante la posibilidad de una gran interpretación. Reconozco que ha tenido que ser difícil llevar este texto al teatro, pero muchísimo más difícil va a ser trasmitir los sentimientos, que percibimos en la novela.

Leo por ejemplo en la página 60:

“… conservando una perfecta lucidez, recordé todo en un instante, y todo me pareció inexplicable. Ante el asco y la vergüenza de encontrarme con un hombre desconocido en un lecho extraño de un hotel sospechoso, no sentí más que un deseo: el de morirme. Recuerdo perfectamente que mi corazón cesó de palpitar, que mi respiración se paralizó, como si fuera a apagarse mi vida y sobre todo mi conciencia…”.

Por todo esto quiero dar las gracias al trabajo de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Jaca y a Javier Acín, concejal, por su trabajo para que las actividades culturales, aún en tiempo de pandemia, sigan proporcionándonos alimento para el espíritu y oportunidades como la del sábado.

Pedro Pérez

 

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios