AB Energía portada

‘Los días perfectos’, de Jacobo Bergareche

Después de haber leído la voluminosa obra de de Fernando Aramburu, literatura en estado puro donde quizás le sobraban algunas páginas y que ya comenté hace unos días, de haberme enfadado con la egolatría del autor del libro de la próxima tertulia de la Biblioteca, afortunadamente cae en mis manos una pequeña obra que supone una bocanada de aire fresco que reconforta y sirve de estimulante.

‘Los días perfectos’ de Jacobo Bergareche es una primera novela de este autor que escribe guiones para series de ficción, que ha publicado poesía y teatro y que se estrena con una  novela corta,  llena de pasión, humor, delicadeza, documentación y que sorprende con un estilo epistolar que te atrapa y te envuelve para hacerte vivir unas situaciones cercanas e interpeladoras.

Expo Eduardo Marco DPH

Luis, periodista, viaja por motivos de trabajo  a Austin con la esperanza  de volver a encontrarse con la que fue su amante durante cuatro días del año anterior pero que ésta ha decidido no continuar con esa relación. Con este motivo y por matar el tiempo, decide visitar la biblioteca donde descubre la correspondencia de William Faulkner con su amante Meta Carpenter, dos cartas que son a su vez dos relatos gráficos que provocan en Luis la necesidad de escribir así mismo dos cartas, una para su amante y otra para su mujer.

A su amante le recuerda esos ‘días perfectos’ que vivieron llenos de pasión, esos días que por su intensidad pueden ser suficientes para resistir el resto del año. Para su mujer sin embargo su carta es una reflexión sobre el hastío y el tedio en las relaciones de ese matrimonio que ha perdido el calor en la pareja por la cotidianeidad y el aburrimiento, donde ya no hay ‘días perfectos’.

Muchas cosas buenas tiene esta novela, una de ellas la recuperación de un estilo epistolar, práctica cada vez mas en desuso por las nuevas comunicaciones electrónicas que generalmente exigen brevedad por lo que se pierde en emoción e intensidad.

Esta novela es una preciosidad, una delicatessen,  con un lenguaje poético, bien construida, y que para cualquier lector, le reconcilia con el placer de un buen libro.

 

Pedro Pérez

Banner Ayuntamiento de Sabiñánigo genérico
Comentarios