Sabiñánigo sigue avanzando para conseguir una accesibilidad universal

El Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Sabiñánigo (PMUS) arrancó en 2016 con un proceso de participación ciudadana en el que los vecinos de esta localidad opinaron sobre el tipo de ciudad que quieren y donde se incluyen además todas las propuestas que Disminuidos Físicos de Aragón redactaron en un primer borrador que sentaban las bases para la accesibilidad. En aquel momento había un presupuesto de 20.000 euros para esta material y en la actualidad se ha llegado a los 300.000. Se han puesto en marcha unas 50 acciones y desde el consistorio serrablés se asegura que se va a seguir trabajando en la accesibilidad teniendo en cuenta que en algún momento “nos afecta a todos y que no deja de ser una mejora para la ciudad y un beneficio para todos los ciudadanos”, tal y como apunta la alcaldesa Berta Fernández.

Los rebajes de las aceras en los pasos de peatones, la semi peatonalización de algunas calles o la construcción del ascensor de la calle Ordesa, que salva las escaleras que salvan las escaleras que conectan Serrablo con Coli Escalona, son algunas de las acciones que se han ejecutado en el último año y que este martes se han incluido en un recorrido accesible que se ha realizado en Sabiñánigo con motivo de la celebración del Día de la Discapacidad. Han participado usuarios de Disminuidos Físicos de Aragón, Atades Martillué, Cadis, Adislaf o la Asociación Escalibar, además de la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales María Victoria Broto, y concejales de la corporación municipal.

Marta Valencia, presidenta de Disminuidos Físicos de Aragón ha explicado que la voluntad política “es fundamental”, además de que se tenga en cuenta a entidades como la suya “porque les vamos a decir por nuestra experiencia lo que es mejor o no para hacer”. Son precisamente las personas con movilidad reducida “los que vemos las dificultades, pero siempre hay circunstancias en las que la movilidad de cualquier persona se ve más reducida y las mejoras, después, nos benefician a todos”.

Valencia ha asegurado que Sabiñánigo y Jaca son ejemplos de la eliminación de barreras y en ambos casos, “les hicimos un diagnóstico para saber las necesidades que hay previas y después ir actuando poco a poco en función de los presupuestos”.

Ascensor de la calle Ordesa

Por su parte, la consejera ha destacado el esfuerzo y trabajo que se ha realizado en Sabiñánigo por lograr ser una ciudad inclusiva, eliminando barreras de movilidad. “Realizar este paseo de manera accesible habría sido imposible hace unos años, por lo tanto, tenemos que estar satisfechos y tener claro que hay que seguir avanzando para que todo Sabiñánigo sea así”, ha apuntado Broto. La consejera ha querido recordar que la accesibilidad “es buena para toda la ciudadanía” ya que “los problemas para la accesibilidad los podemos tener todos en un momento determinado”.

El recorrido ha comenzado por la calle Serrablo hasta la esquina con las calles Goya y Ramón y Cajal, dos calles de plataforma única. A continuación, se ha visitado la Sala Municipal de Arte donde recientemente se instaló una plataforma salvaescaleras. El camino ha continuado por la calle Serrablo hasta la calle Ramiro el Monje, donde también existe una plataforma única, y se ha continuado por la calle Coli Escalona hasta el ascensor que la comunica con la calle Ordesa. Finalmente, el recorrido ha finalizado en el Molino Periel, donde también se instaló una plataforma salvaescaleras.

Junto a Broto, han realizado el recorrido la alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández, la concejala de Servicios Sociales, Marisa Morillo, la de urbanismo Isabel Mañero, la presidenta de DFA, Marta Valencia, y el director provincial del IASS, Eloy Torre.