Balneario de Panticosa verano 1

Ocho familias han salido del barrio San Jorge de Jaca, donde aún quedan 66 personas

El Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, apoya económicamente el proyecto de erradicación del chabolismo desde el año 2018 y el pasado ejercicio se acordó la firma de un convenio plurianual 2022-2025, que prevé una inversión de 270.844 euros, a razón de 67.711 euros anuales, que se suman a los 236.912 invertidos desde 2018.

El proyecto para la erradicación del chabolismo en Jaca sigue adelante y va a contar con más apoyo económico del Gobierno de Aragón. De las 119 personas que vivían en el barrio de San Jorge de Jaca en 2017, cuando comenzó dicho plan, todavía quedan 66. No obstante, ya son ocho las familias que han participado en el proceso de acompañamiento y se han integrado de forma plena en la sociedad, a través del Ayuntamiento de Jaca, la Fundación Thomás de Sabba, Cáritas, la asociación Gitana Mistós, la Comarca de la Jacetania y el Gobierno de Aragón. En total han sido 27 personas las que se han apoyado en este proyecto, aunque otras, aunque han recibido el acompañamiento, han encontrado vivienda por sus propios medios. Todas las intervenciones han sido individualizadas y se ha trabajado con cada familia el antes, el durante y el después del realojo.

Hasta ahora, el plan de erradicación del chabolismo ha resultado “un éxito”, tal y como ha asegurado el alcalde de Jaca Juan Manuel Ramón, “porque todas las familias que han salido están satisfechas y los entornos donde han ido a vivir también”. Precisamente este lunes, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, Mª Victoria Broto, ha visitado junto al primer edil, el vicepresidente de la Comarca de la Jacetania Joaquín Giménez y el gerente de la Fundación Thomas de Sabba, José Luis Larraz, una de esas viviendas.

Convenio plurianual

El Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, apoya económicamente el proyecto desde el año 2018 y el pasado ejercicio se acordó la firma de un convenio plurianual 2022-2025, que prevé una inversión de 270.844 euros, a razón de 67.711 euros anuales. El objetivo de este acuerdo es dotar de más estabilidad al proyecto, que cuenta con dos trabajadoras sociales (de Cáritas y de la Comarca de la Jacetania), dos educadoras sociales (contratadas por la Fundación Thomás de Sabba y Comarca de la Jacetania) y una mediadora cultural (Comarca de la Jacetania) divididas en sendos equipos socioeducativos. Este año, además, se han incorporado al grupo de trabajo una trabajadora social y una auxiliar administrativa.

La consejera ha añadido que desde 2018 hasta 2022, su departamento ha realizado una aportación a este proyecto de 236.000 euros, que unida a la del consistorio jaqués, suman 315.000 euros. Esta financiación se hace a través de la Comarca de la Jacetania, “que es con quien firmamos los convenios”.

Rehabilitación de viviendas

“Sabemos que es un trabajo minucioso, en el que se está apoyando a las familias para su salida y adaptación a su nueva vivienda fuera del barrio, dotándoles de las herramientas y capacidades necesarias para ser autónomas”, ha explicado la consejera.

Del mismo modo, la Fundación Thomas de Sabba cuenta con el apoyo del Departamento de Vivienda, Movilidad y Vivienda que, gracias a un convenio firmado el pasado mes de junio, recibe 30.000 euros para la rehabilitación de la cubierta de dos viviendas cedidas a la fundación, y que servirán para realojar a las familias, y la adquisición de inmuebles para la fundación. Cuenta actualmente con 10 viviendas, de las que 6 están ocupadas por familias que han salido del barrio de San Jorge.

El alcalde jaqués ha asegurado que les gustaría que el proceso de salida de las familias del barrio de San Jorge “fuera más rápido” y de esta manera pudiera desaparecer. Pero los pasos “que damos son seguros y demuestran que es el proceso que hay que seguir para que acabe ese único barrio chabolista que tenemos en la ciudad”. Cuando comenzó el plan de erradicación del chabolismo, vivían en el barrio de San Jorge 119 personas. Ahora quedan 66. Algunas han salido gracias a este plan, pero otras por sus propios medios, es decir, porque han encontrado vivienda por su cuenta, aunque el seguimiento y el apoyo se les presta igual.

Obras variante

De los que todavía quedan, algunos son más reticentes a abandonar el lugar, “a veces por problemas labores, o por falta de conciencia de que tienen que hacerlo”, subraya Ramón. Pero la prioridad “es sacar a los niños, porque tienen problemas de salir importantes por vivir ahí”. Igualmente las obras de la futura variante de Jaca, afectará a este barrio, y en este caso “el proceso deberá verse acelerado de una manera importante, pero como a fecha de hoy no hay previsión de que comiencen, “no es una cuestión que nos marque ahora”. Por ello, no hay un plazo cerrado para erradicar definitivamente el chabolismo en Jaca, aunque el primer edil indica que “cuanto antes”. “Cuando empezamos esto, nos marcamos un plazo exigente, pero el mercado inmobiliario cambia, las situaciones también, y es importante que las familias salgan como se hace ahora, a un entorno donde encajan bien”.

Visita a Vitalia

La consejera ha visitado también la residencia Vitalia Home de Jaca, que ha recibido 303.514 euros del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, gestionados por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Gracias a esta inversión, el centro ha puesto en marcha unidades de convivencia, ha convertido en individuales habitaciones dobles y ha llevado a cabo diferentes acciones para digitalizar el centro y facilitar así la atención a los residentes.

Comentarios