Las investigaciones de los accidentes en montaña centran el I Congreso de Gendarmerías de Jaca

El Palacio de Congresos de Jaca acoge hasta el jueves el I Congreso de Gendarmerías especializadas en montaña, en el que participan  representantes de los Cuerpos de seguridad de Francia, Rumanía, Portugal, Marruecos, Italia, Austria y de la Guardia Civil de España, así como  alumnos del segundo curso de rescate en montaña de Chile, Marruecos y Líbano, e instructores del curso y especialistas de la Guardia Civil en rescates. Este encuentro pretende poner en contacto estas Gendarmerías que se dedican no sólo al rescate en montaña, sino a la investigación de los accidentes ocurridos en este medio. La Guardia Civil es nexo común entre todas ellas, “pero hacía falta establecer un foro en el que poder encontrarnos todos y debatir no sólo nuestros sistemas de trabajo, sino también la problemática que nos encontramos en la investigación de los accidentes”, tal y como ha explicado Pedro Garijo,  Comandante Director de la Escuela de Montaña.

Todos los accidentes de montaña se investigan, pero respecto a la Guardia Civil, hay dos tipos de investigaciones, “las más someras, que son pequeños informes que no tienen mayor trascendencia cuando apenas hay lesiones”, y cuando las lesiones son graves, hay fallecimiento o están implicados menores. En este caso, hay que hacer una investigación “más detallada, más profunda” y remitir las diligencias al juzgado. Éstas últimas son las más complejas y relevantes, pero según el Comandante Garijo, son las que menos se dan ya que la mayor parte de las intervenciones suelen ser lesiones leves o de montañeros que sufren percances y necesitan extracción del medio natural. Aunque “sí es cierto que cada vez tenemos accidentes en los que intervienen diferentes compañías aseguradoras, hay distintas tipologías penales y eso requiere que la Guardia Civil haga su trabajo, en este caso la investigación policial”, subraya Garijo.

Y es que estos cuerpos de seguridad cumplen una doble vertiente, son rescatadores y policías de montaña. “No sólo intervenimos en el rescate,  sino que además continuamos con la investigación, cosa que es muy importante desde el primer momento de la intervención, ya que en la montaña, el escenario tiene un periodo de tiempo corto. Hay que sacar imágenes, verificar la escena para después ofrecer esos elementos de juicio a la autoridad judicial para que se puedan determinar responsabilidades”, concluye.

Las ponencias, se desarrollan en horario de mañana y tarde. El jueves por la mañana, habrá una actividad al aire libre, todo ello para afianzar los lazos de colaboración entre  las diferentes delegaciones, continuando una vez finalizada la actividad, con la exposición de conclusiones y viabilidad de nuevos encuentros en la Escuela de Montaña de Candanchú. Este congreso, se celebra dos semanas después de que la Guardia Civil entrara a formar parte de la prestigiosa “Conferencia Internacional de Socorro Alpino” ingreso que no hubiera sido posible sin el respaldo de  la Gendarmería Nacional Francesa y de la Guardia di Finanza.

Huesca, un referente de rescates en España

Huesca es una provincia que por su orografía, requiere constantes intervenciones para salvar a personas accidentadas en cualquiera de sus espacios naturales. En concreto, el número de intervenciones realizadas entre enero y septiembre de 2018 ascendió a 367, con el resultado de 23 fallecidos, 621 rescatados y de ellos, 276 heridos. Comparativamente, en el mismo periodo del año anterior, se realizaron 345 intervenciones (22 menos que en 2018). En este período se rescataron a 514 personas, 15 de ellas fallecidas, 261 heridas (8 fallecidos más de enero a septiembre de 2018, en comparación con 2017).

En la provincia de Huesca hay 5 equipos de Montaña: Huesca, Jaca, Benasque, Boltaña y Panticosa, integrados por efectivos de la Guardia Civil y personas sanitario del 061.