Balneario de Panticosa verano

La Biblioteca de Villanúa obtiene el premio María Moliner por su proyecto de animación a la lectura

VILLANÚA, LA @VILLALECTORA

Es la sexta ocasión en la que la Biblioteca concurre y gana uno de estos galardones, pero la primera vez en que se hace con el premio principal, de 10.000 euros, y además con la mayor puntuación de todos los participantes, con un total de 87 puntos.

El proyecto de ‘Villanúa, la @VillaLectora’ de la Biblioteca de Villanúa ha obtenido la mayor puntuación del concurso de animación a la lectura María Moliner en municipios de menos de 50.000 habitantes del Ministerio de Cultura. Esto le convierte en ganadora de uno de los premios ‘especiales’, dotados con 10.000 euros. Es la sexta ocasión en la que la Biblioteca concurre y gana uno de estos galardones, pero la primera vez en que se hace con el premio principal y además con la mayor puntuación de todos los participantes, con un total de 87 puntos.

A la actual edición concurrían 527 proyectos de toda España, de los que 370 van a ser subvencionados, aunque solo 10 serán beneficiarios del premio de 10.000 euros, entre ellos Villanúa. “Recibir el Premio María Moliner es siempre un impulso para nuestra pequeña biblioteca. Somos un pueblo pequeño, unos 450 habitantes, pero nuestra biblioteca es lugar de encuentro para 1.400 socios y socias, personas que tienen segunda residencia y habitantes de otros pueblos cercanos”, señala Miriam Julián, bibliotecaria de Villanúa. “Este año, tan complicado para todos, conseguir uno de los 10 premios fuertes ha sido cumplir un sueño, el mayor reconocimiento que podíamos obtener a nuestro trabajo”, apunta.

6 años de vida

La biblioteca de Villanúa se caracteriza, desde que abrió sus puertas hace 6 años, por ser un centro creativo, muy activo y adaptable a los tiempos y las circunstancias y que presta atención a todo tipo de público. “Durante estos años hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo para crear una biblioteca viva, innovadora y en la que cada persona sienta que es partícipe y encuentre su espacio, la haga su hogar. Por eso, nuestro proyecto está creado por y para todos y es posible gracias a cada persona que ha colaborado, que ha leído y que lo ha soñado”, señala Julián.

Miriam Julián, bibliotecaria de Villanúa.

El proyecto ‘la @VillaLectora’ consta de muchas actividades con único propósito: llenar de letras el mundo entero desde Villanúa, un pueblo de montaña de 400 habitantes. Es fundamentalmente un proyecto colaborativo e intergeneracional, creado por, con y para todas las personas. Consta de tres líneas de trabajo básicas: dinamización, visibilización y cohesión. El objetivo es tener una biblioteca viva que crezca, cambie y se adapte según las necesidades e intereses de quienes la viven, prestando atención a todas las esferas, desde las micro a las macrosociales, de lo físico a lo digital, para los de cerca y para los de lejos.

Nuevas necesidades y realidad

“Con la pandemia tuvimos que dar respuesta a nuevas necesidades, adaptarnos a una nueva realidad y seguir, por encima de todo, llegando y manteniendo la relación con los usuarios. Por ejemplo, desde el confinamiento hemos dado un impulso importante a todo lo online (lecturas online, redes sociales, web, blog, youtube) y también a lo más físico, como llevar los libros directamente a las casas con ‘La Bibliocleta’; hemos leído clásicos con personas de todo el mundo, acompañándolas día a día en la aventura de leer (200 personas participaron en la lectura online de la ‘Odisea’)”, explica.

“Queda mucho por hacer y soñar, y gracias a este premio, el María Moliner, los sueños se hacen realidad”.

Y esa apuesta se une a la atención a los más cercanos, vecinos y visitantes asiduos que forman parte de los asociados a la biblioteca y otras entidades del territorio. “Cuidamos y mimamos también a los más cercanos; estamos recuperando la memoria de nuestros mayores, los recuerdos y las palabras que aún guardan… y también hemos repartido poesía por los buzones, calles y plazas de nuestro pueblo, colaboramos con el colegio dela localidad, librerías, escritores, ilustradores, y bibliotecas y otras entidades, que también es una línea fundamental”, señala la bibliotecaria. “Necesitamos bibliotecas creadas por y para todos que sean motores socioculturales de sus pueblos y ciudades”, apunta. “Queda mucho por hacer y soñar, y gracias a este premio, el María Moliner, los sueños se hacen realidad”.

Numerosos premios

La Concejal de Cultura, Ana Etxabe, recuerda que “llevamos años siendo una biblioteca seleccionada y consiguiendo premios y este 2021, en esta situación tan difícil que nos ha tocado vivir tenemos, la enorme alegría de haber conseguido el primer premio de Animación a la Lectura María Moliner”. Es un premio muy importante económicamente hablando, pero es algo más, “es el reconocimiento a la labor que se desarrolla desde la pequeña biblioteca de nuestro pueblo, pequeña sí, pero muy activa”.  “Es un premio para toda esta labor, para Miriam, alma mater de esta pequeña biblioteca, para Esther y para todos los socios que comparten su tiempo y su amor a la lectura con nosotras; seguiremos trabajando por animar a la lectura siempre”, concluye la concejal.

Una actividad infantil en la biblioteca de Villanúa.

Comentarios