Comarca Jacetania Portada – Cabecera

La Ciudadela recuerda la llegada de los ciervos al foso hace 45 años

El 19 de marzo de 1974 tres ciervos llegaron al foso de la Ciudadela. Hoy, 45 años después, la manada está formada por 28 animales. La Ciudadela de Jaca ha celebrado con un sencillo acto esta conmemoración, que en su día se celebró por todo lo alto. En estos 45 años se han convertido en todo un símbolo de la Ciudadela y son una visita obligada.

El 19 de marzo de 1974 tres cervatillos, un macho y dos hembras, fueron soltados en el foso de la Ciudadela de Jaca. Aquél día se celebró por todo lo alto, igual que se ha hecho este viernes con motivo de la conmemoración de la llegada de estos animales al Castillo de San Pedro hace 45 años. El origen fue un proyecto medioambiental pionero en esa época, que no llegó a salir adelante. Hoy, además de ese objetivo medioambiental se ha añadido también el social, ya que todas las actividades que giran en torno a estos animales que viven en semi-libertad, están adaptadas a personas con cualquier necesidad especial.

La llegada de los ciervos a la Ciudadela fue posible gracias al Ejército, Ayuntamiento de Jaca, Icona y una persona particular, Fernando Luis Rodríguez Giménez, investigador, divulgador, artista y escritor gallego con mucho arraigo en Jaca. Éste no ha podido estar presente en el acto celebrado este viernes en Jaca, pero a través de una carta ha explicado que la idea nació de querer hacer un zoológico en la zona. No pudo ser, pero se le ocurrió que el foso podría ser un lugar para ciervos, donde se podían reproducir y luego utilizarlos para repoblar. Y así fue.

Los ciervos llegaron de Puerta de Hierro (Madrid), y tras un periodo de adaptación, el 19 de marzo se soltaron en el foso. Algo que no resultó nada fácil, tal y como ha recordado el jaqués José María Jarne, que por aquel entonces se encontraba haciendo la mili en la Ciudadela. Él ayudó a bajar a los ciervos al foso “cuando se fueron a soltar, no querían salir por el bullicio del entorno, fue algo muy anecdótico”, recuerda. Y es que esto fue todo un acontecimiento en Jaca, con la presencia de autoridades, la banda de música, estudiantes, público, etc. Al final “el chico que los cuidaba, que era muy corpulento tuvo que cogerlos en brazos y sacarlos”, añade Jarne.

Esta iniciativa no fue casual, “era el punto de partida de un proyecto muy ambicioso, pionero para la época, que por distintas circunstancias no se llevó a cabo”, explica Francisco Rubio, director de la Ciudadela. Pero los ciervos se quedaron, fueron creando su manada y “han estado acompañándonos hasta ahora”. En la actualidad la manada está formada por 28 ciervos, machos, hembras y bambis o cervatillos de primer año.

En el acto de conmemoración también ha estado presente Enrique Aranda, hijo de José Aranda, General Comandante Militar de la Ciudadela en 1974. “El 5 de enero de 1974 llegamos al nuevo destino de mi padre, desde Pamplona. En la Ciudadela de esta ciudad había ciervos y creo que ese fue el origen”, recuerda. El Ejército apoyó la iniciativa y se consiguió que se cedieran los ciervos. “Fue un día festivo”, añade.

Ecociudadela

La manada vive en semi-libertad en el foso de la Ciudadela y son una visita obligada tanto para jaqueses como para turistas. Son un emblema o símbolo del Castillo de San Pedro de Jaca. Pero también tienen una función, que es concienciar a familias y sobre todo niños de la importancia de respetar el medio ambiente y no tirar plásticos ni dejar basura. Este proyecto de educación medioambiental se llama Ecociudadela y lo desarrolla ASCEAL, el Centro de Terapias Asistidas con Animales. Se trata de un proyecto pionero, que sólo se lleva a cabo en la capital jacetana. De hecho, “viene gente de otros ayuntamientos y ciudades “y nos piden que les ayudemos a implantarlo en otros sitios, pero es imposible, aunque les podemos informar y asesorar”, subraya Roberto Banzo, presidente de ASCEAL.

En los dos años que lleva en marcha Ecociudadela, han pasado más de 4.000 personas (algo más de 1.000 el primer año y 3.209 el segundo, que se ampliaron las fechas de celebración). Se retomará en Semana Santa hasta el último fin de semana de octubre, aunque los grupos pueden realizar la actividad todo el año. “Y el próximo año no se si podría ser todo el año para el público general, porque la gente lo pide, pero hasta donde lleguemos”, reconoce Banzo. La actividad consiste en concienciar sobre la importancia del cuidado del medio ambiente, con la proyección en primer lugar de un vídeo sobre Manolo, el macho que murió por la ingesta de plásticos. Luego se interactúa con cuatro ciervos socializados, Oroel, Ciudadela, Peter, y Guara, esta última incorporada el año pasado. Por último se visita el foso y la manada que en él vive.

Este año se han incluido proyectos sociales, y toda la actividad se realiza adaptada a cualquier persona con cualquier necesidad especial. “Es una actividad inclusiva y los animales más el Castillo realizamos actividades para personas y entidades con algún tipo de capacidad o necesidad especial”, destaca Banzo.

El comportamiento de los ciervos en el foso es el mismo que tendrían en la naturaleza. “Nos permiten acercarnos porque les damos de comer, pero las jerarquías, las berreas, las peleas entre machos o los partos, son siempre igual que en la  naturaleza”.

Además se ha implementado un programa de enriquecimiento ambiental “para que las necesidades que tendrían en la naturaleza, las encuentren aquí, como una charca con barro, sitios para rascarse en época de cambio de pelo o cambio de la borra de los cuernos”. Es decir, “buscamos cosas que tendrían en la naturaleza”.

Acto de celebración

Ha sido un acto sencillo y entrañable. El director del Castillo ha dado la bienvenida a los asistentes y ha recordado cómo se gestó la idea de que en el foso hubiera ciervos. El presidente de ASCEAL ha expuesto la situación actual y el proyecto de educación medioambiental Ecociudadela. También han participado testigos de la suelta recordando cómo se vivió ese día. Posteriormente se ha realizado una visita a los ciervos del foso, con una pequeña actuación de Toño L´Hotellerie. Alumnos de distintos centros educativos de Jaca han disfrutado desde los glacis de los actos llevados a cabo en el foso.

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios