Comunicanza

El Zapatito de Dama, la ‘reina’ de las orquídeas, está en plena floración

ORQUÍDEA SILVESTRE

Esta especie cuenta con una población entre Formigal y Sallent de Gállego, y está catalogada en peligro de extinción, por lo que siempre hay alguien cuidándola. Es una orquídea que nace de forma silvestre, con un proceso vital largo y complicado: la primera flor tarda en salir entre 8 y 10 años.

El Zapatito de Dama (Cypripedium calceolus) es una de las joyas naturales que ya puede encontrarse en el Pirineo oscense porque está recién florecida. Este espectáculo de la  naturaleza durará tan sólo un mes aproximadamente y no se repetirá hasta la próxima primavera. Esta especie cuenta con una población cerca de Formigal y está catalogada en peligro de extinción, por lo que siempre hay alguien cuidándola.

Esta flor es la “reina” si hablamos de orquídeas, tal y como asegura José Miguel Navarro, guía medioambiental y experto en flora. “Tenemos la suerte de que tenemos en el valle de Tena a la reina de la botánica y hay gente que viene desde Inglaterra de propio para verla”, asegura.

Este año, como otras orquídeas, ha florecido de forma extraordinaria, ya que otras primaveras, “ya estaría llegando a término”. Las primeras flores se abrieron el pasado jueves por la noche, un día antes de que tuviera lugar la jornada de orquideología y flora pirenaica. Los asistentes ya pudieron disfrutar de la belleza de esta planta. No obstante, “hay poblaciones que aún tienen que abrirse, pero ahora durante todo este mes, ya la podemos disfrutar”, indica.

Orquídea silvestre

Es una orquídea rara, que nace de forma silvestre, con un proceso vital largo y complicado. Y es que la primera flor tarda en salir entre 8 y 10 años. Pero es fascinante. De ahí que acuda tanta gente a contemplar su belleza, a fotografiarla, o  simplemente a contemplar una de las joyas que ofrece la naturaleza. La población más grande del Pirineo aragonés se encuentra entre Sallent de Gállego y Formigal. Pero aunque esta población es numerosa, es una especie catalogada en peligro de extinción y es una de las pocas plantas que cuentan con un Plan de Recuperación del Gobierno de Aragón.

Zona vigilada

La población del valle de Tena fue descubierta en los años 80 por un botánico francés. Algunas de las plantas están pegadas a la carretera y las vio desde el autobús en el que viajaba. Desde el año 2000, el Gobierno de Aragón vigila esta zona para evitar el pisoteo y concienciar a los visitantes de la importancia que tiene la salvaguarda de la biodiversidad. Es el personal del colectivo Foratata quien está allí desde que amanece hasta última hora de la tarde para realizar esta labor mientras dura la floración. “Ha desaparecido en muchos puntos porque la recolectaban. Es una especie muy valorada y mucha gente se la llevaba, pero con el tiempo se ha convertido en una oportunidad de sensibilización de educación ambiental para la gente que acude a verla”, explica Elisa Andrés Gil, educadora ambiental del colectivo Foratata.

“Es una orquídea silvestre europea que comienza a crecer cuando la semilla cae en el suelo, pero necesita una especie de hongo. La planta empieza a formar bajo tierra, algo parecido a un bulbo. Durante los dos primeros años no sale nada al exterior y luego empieza a sacar hojas que al principio son muy pequeñas y difíciles de ver, por eso se controla tanto para que no se pisen y puedan seguir su ciclo de vida”, añade Elisa Andrés.

En invierno, la nieve sirve de aislante y cada primavera salen más hojas que van aumentando su tamaño, hasta que después de unos 8 ó 10 años, saca la primera flor. “Llevamos 20 años cuidando la planta in situ, lo que ha contribuido a que crezcan bastantes plantas nuevas”, subraya la educadora ambiental. Tiene una única floración al año, que suele producirse desde final de mayo hasta mitad de junio. Este año, dicha floración ha sido más tardía.

Esta zona entre Sallent de Gállego y Formigal no es la única del Pirineo donde crece el Zapatito de Dama, aunque sí es donde se encuentra la población más numerosa. También crece en el valle de Ordesa y en Pineta. En el Pirineo francés, “se supone desaparecida o con pocas poblaciones desconocidas”, explica Elisa. Así que en Aragón existen el 80% de estas plantas. En Europa, en países como Escandinavia o Rusia, es más fácil encontrarla, aunque también está protegida.

Cada año, los biólogos hacen un seguimiento de la población para establecer el censo y estimar si va creciendo o disminuyendo.

El zapatito de dama, en el valle de Tena. Foto: J. Gericó

Campaña espárragos Adecuara
Comentarios