Balneario de Panticosa verano

Rescatado un montañero en el pico Acherito, de noche, con fuerte viento y una sensación térmica de -15 grados

MONTAÑA

El aviso se produjo a las 12.30 pero no fue hasta las 19.30 cuando los especialistas de la Guardia Civil consiguieron dar con el accidentado, tras caminar unos 7 kilómetros a pie sobre nieve, en algunos casos completamente helada, con fuertes vientos y una sensación térmica de hasta -15 grados.

La Guardia Civil de Huesca rescataba de noche y con unas condiciones meteorológicas adversas a un montañero accidentado, vecino de Baracaldo y de 33 años, en las inmediaciones del Pico Acherito (Ansó).

El aviso se produjo sobre las 12.30 del día 12 de enero. El helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil de Huesca, SEREIM de Jaca y sanitario del 061, se dirigieron a la zona. Pero debido a las condiciones meteorológicas existentes, con un fuerte viento que impidió al helicóptero dejar a los especialistas y el médico en el lugar del accidente, iniciaron el ascenso a pie desde el Refugio de Linza hasta la carta Norte del Pico Acherito.

Debido a las condiciones y a la vista de que el rescate se iba a alargar en el tiempo e iba a ser imposible realizar la evacuación con ayuda de la aeronave, se unió más personal a las labores de rescate, con ayuda de más material. Partieron igualmente desde el refugio.

Tras unos 7 kilómetros a pie sobre nieve, en algunos tramos completamente helada y teniendo que hacer uso de crampones y piolet, con fuertes vientos y una sensación térmica de hasta -15 grados, sobre las 19.30 los especialistas consiguieron dar con el accidentado en la vertiente norte del Pico Acherito a unos 1.900 metros de altitud.

Contusiones

El herido había sufrido una caída de unos 200 metros cuando descendía lo que le causó múltiples contusiones, como fractura de peroné y una luxación de hombro. Fue su compañero el que tras abrigarlo y dejarlo en un vivac, se dirigió al refugio a dar aviso, dado que en la zona no hay cobertura.

El médico del 061 realizó una primera valoración del herido, y le inmovilizó la pierna y el hombro. Posteriormente fue introducido en la camilla y comenzaron su traslado, con máxima precaución debido al estado del terreno y el fuerte viento reinante en la zona, asegurando la camilla con cuerdas y con la ayuda de unas planchas específicas, trasladándola como si se tratara de un trineo, dado que la nieve en muchos tramos se encontraba helada. Fue necesario que todos los especialistas y el médico realizaran labores de arrastre de la camilla.

Tras casi cuatro horas a pie portando la camilla llegaron hasta el refugio, donde se encontraba una ambulancia que trasladó al herido hasta el Hospital de Jaca.

Comentarios