Comarca Jacetania invierno

Récord y victoria para Daniel Osanz en la Pujada a Coll de Pal

CARRERA DE ASFALTO VERTICAL

El récord no se batía desde 1988, año en el que se fijó el tiempo de 1 hora 24 minutos y 42 segundos. El jaqués Daniel Osanz, que salió con el objetivo claro, ha logrado el reto con un tiempo de 1 hora 22 minutos y 32 segundos. Debido a la pandemia, la carrera sólo la disputaron ocho atletas de élite, cuatro hombres y cuatro mujeres.

El jaqués Daniel Osanz ha sumado este fin de semana un nuevo logro a su carrera deportiva: un récord que no se batía desde 1988 en la Pujada a Coll de Pal, cita disputada en la localidad barcelonesa de Bagá. Debido al Covid, esta carrera de asfalto vertical sólo la disputaron ocho atletas de élite, cuatro masculinos y cuatro femeninos, dispuesto a bajar la marca fijada por Rafael García (1:24:42) y Quima Casas (1:47:59) en 1988 y 1994 respectivamente. Y en esta ocasión lo han logrado Daniel Osanz, con un tiempo de 1:22:32 y Sara Alonso con 1:40:12.

Reto conseguido

Osanz tenía muy claro su objetivo y salió a por récord. Tras conseguirlo, se muestra “muy contento”, más aún después de unos “meses complicados”. Tal y como relata, la carrera “salió súper rápida y la idea era batir el récord de la subida, que llevaba 33 años sin haberse conseguido”. El jaqués salió “de menos a más”. “Cogí el primer puesto en el kilómetro 5, e intenté mantener el ritmo constante hasta arriba”, añade. Él tenía la referencia del mejor tiempo logrado hace 33 años “y iba a ver si lo conseguía”. Las sensaciones “fueron bastante buenas”, asegura, y procuró mantener un ritmo constante hasta el final.

Los últimos 5 km “me costaron un poco más, pero con el ánimo que tuve de los cámaras, de la poca gente que había por tema de covid y de la organización, fue todo muy bien y conseguí batir el récord que era el objetivo y ganar el carrera”. Por lo que está “muy contento, ya que han sido meses complicados y por fin las cosas van saliendo”, concluye.

La carrera tiene un trazado de 19 kilómetros con 1.300 metros de desnivel positivo sobre asfalto. Ésto la convierte en una prueba única en España, junto a la subida Granada-Pico Veleta (de 50 km y 2.600 metro de desnivel) y la Subida al Angliru (13 km y 1.300 metros de desnivel).

Banner Ayuntamiento de Sabiñánigo genérico
Comentarios