Comarca Jacetania Portada – Cabecera

Los vínculos afectivos instituidos en la primera infancia son la base de la sexualidad de una persona

Entrevista a Celia Navarro Gil, matrona y sexóloga en el Hospital de Jaca.

Los niños tienen que crecer en un ambiente donde hay afecto y amor. Solo así expresaran amor de adultos. La sexualidad es un aspecto natural en los seres humanos y tiene un sitio importante dentro del proceso educativo de un niño. Su personalidad, su afectividad, se desarrollarán en función de cómo tratan los padres la sexualidad infantil. Es algo que a los padres, a veces se les olvida, y es igual de importante que enseñarles a comer, caminar y adquirir buenos hábitos. Mientras más abiertos sean los padres, el niño mas confianza tendrá.

¿Cómo percibe un niño pequeño la sexualidad?
El niño no percibe diferencias entre lo sexual y lo no sexual. Aunque la capacidad de sentir placer existe desde el nacimiento, él no tiene sensaciones sexuales, no hay diferencias entre deseos sexuales y afectivos.

¿Es necesario hablar de la sexualidad en niños muy pequeños?
Sí, por supuesto que lo es. Con el objetivo de transmitir una sexualidad sana y entender que los vínculos afectivos marcaran la sexualidad toda la vida, pero en la infancia aun más. Tenemos que aprender a evitar todos aquellos tabús porque, sólo de esta forma, los niños podrán vivir su sexualidad como adultos con plenitud y no únicamente basada en el coito.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos para que de adultos puedan vivir su sexualidad de manera saludable y enriquecedora?
De la forma más natural del mundo. Dándoles abrazos, besos, haciendo piel con piel. El masaje infantil también favorece el vínculo, calma y relaja y el bebe o el niño aprende a ser tocado con respeto. El porteo y el colecho son también muy importantes, porque se comparte el espacio físico y el emocional, el bebe descansa mejor, favorece el contacto. No nos olvidemos de la comunicación y los juegos padres-hijos.
Repito, la sexualidad no es sólo coito, es algo más global. Teniendo un vínculo sano con nuestra familia ya se está estableciendo una base y seremos capaces, en el futuro, de construir un vínculo sano con nuestra pareja.

¿Por qué el apego es tan importante?
Porque provoca sentimientos de protección y seguridad. Criar a nuestro hijo desde el apego le ayudará muchísimo en su desarrollo social. Sin crear esa intimidad con los padres se carecería de la seguridad con los otros y en uno mismo, imprescindibles para la comunicación y relación (sexual también) con los demás.

Hablemos otra vez de la relación entre el apego y la evolución sexual. ¿Cuáles son las consecuencias en caso de que un niño no tiene esa base que nombrabas?
Los futuros adultos tendrán miedo a la intimidad por experiencias negativas y decepcionantes con las relaciones de intimidad en la primera infancia. Las relaciones de pareja no serán tan estables y satisfactorias.

¿Qué pasa en la segunda etapa, cuando ya dejan de ser bebes y son más autónomos?
En esta fase, de 2 a 6 años por ejemplo, empiezan a tener curiosidad sexual sobre las diferentes anatomías, roles, estereotipos. Es necesario satisfacer la natural curiosidad infantil con una buena información sexual. La falta de respuesta ante dudas sexuales convierte lo sexual en lo prohibido, en algo que debe ocultarse.

¿Y cuando empiezan a hablar y a preguntar? ¿Cuál tiene que ser nuestra actitud?
La espontaneidad infantil en las preguntas sobre la sexualidad puede desaparecer totalmente si no se ofrece al niño respuestas adecuadas y sobre todo sinceras. Pero no basta con una información sexual adecuada, es necesario que los padres vivan su sexualidad con naturalidad. Dejar las puertas abiertas mientras te duchas, mostrar los genitales sin pudor, llamarlos por su nombre. Un modelo represivo en lo sexual les inhibirá y les culpabilizará. Un modelo en el cual el placer, la alegría, la sexualidad en todas sus dimensiones tenga lugar, fomentara su propia sexualidad ayudando a desarrollar sus posibilidades.

¿Qué actitud tenemos que tener ante la masturbación?
Les tenemos que explicar que eso forma parte de la intimidad y se debe hacer en su dormitorio, en el baño y no en público. Cuando descubrimos que se masturban no tenemos que poner etiquetas de tipo “lo machote” que es el niño y “lo pervertida” que es la niña. No tenemos que reprimir esa conducta, las conductas consideradas prohibidas en la infancia sientan la base de la culpabilidad.

Hablemos del riesgo de abuso. ¿La información sexual adecuada protege a nuestros hijos?
Si! En según qué situaciones puede ser lo único que les proteja. Les tenemos que explicar que sus cuerpos solo pertenecen a ellos y que tienen derecho a poner límites y decirle que no a cualquier persona que pudiera intentar tocarles. Que hay adultos que podrían intentar lastimarles u obligarles a hacerles cosas molestas, aunque para ganarse la confianza podrían decirles que “lo que pasa entre nosotros es un secreto y no tienes que contárselo a nadie”. Por eso también les tenemos que enseñar la diferencia entre secretos “buenos” y los secretos “malos”. Les tenemos que indicar que esas personas les pueden amenazar, pero la idea es dejarles claro que esos adultos (y no siembre adultos) son los que hacen algo malo.  Tenemos que contarles que la persona que intentaría hacer algo malo podría ser una persona conocida. Hay que explicarles que siempre podrán contar con los padres, siempre debemos reiterarles que confiamos en ellos y que deben contarnos cualquier cosa mala que les suceda. Les puedo recomendar tres libros que también son de mucha ayuda: “Mi cuerpo es mio”, “Ni un besito a la fuerza”, “Ni una caricia a la fuerza”.

 

 

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios