Comarca Jacetania Portada – Cabecera

El periódico más antiguo de Aragón se plantea subir al “carro digital” pero no antes de encontrar la mejor fórmula

Entrevista a José Ventura Chavarría, director de El Pirineo Aragonés.

El Pirineo Aragonés forma parte del patrimonio de la Jacetania. Se empezó a editar en una época en la que la gente se nutría básicamente de los periódicos, eran el único medio de comunicación. Cada semana, en los últimos 135 años, ha satisfecho la necesidad de informarse de la gente. Ha fidelizado a sus lectores con un contenido periodístico de calidad, manteniéndose en el mismo formato hasta el día de hoy, cuando la mayoría de los periódicos nacionales e internacionales se han despedido del papel. Pero mantenerse en esta posición es cada vez más difícil. Su trayectoria, como la de todos los periódicos, se vio sacudida por el paso a la era digital. Los periódicos han vivido y los que se han mantenido siguen viviendo tiempos difíciles e imprevisibles. Ya sabían lo que era esto porque lo experimentaron con la aparición de la radio y de la televisión hace muchos años, pero esta vez el proceso es irreversible y nadie sabe a dónde va.

Son tiempos de reinventarse. Para El Pirineo Aragonés esto es muy fácil y muy complicado a la vez. Fácil porque tiene de su parte la experiencia, el conocimiento y las ganas de seguir ofreciendo un buen producto. Difícil porque desde siempre la historia se ha escrito sobre papel. Porque El Pirineo Aragonés tiene mucha devoción a todos aquellos lectores que adoran abrir las páginas del periódico los viernes por la mañana y sentir el olor a tinta y muchos de ellos sólo se informan a través de este semanal. Difícil también porque cada vez son menos los lectores que están dispuestos a pagar por lo que leen.

Algo es seguro: las múltiples ventajas del medio online. Nunca los periodistas hemos tenido tantos recursos para transmitir la información: inmediatez, hipertexto, multimedia, interactividad. Aunque a causa de la saturación de la información “existe el riesgo de quedarte en lo superficial”. El periodista puede perder a veces la conexión con su trabajo justo por la presión de la inmediatez, en cambio el papel te da todo el tiempo para que puedas elaborar el mejor de los trabajos.

¿Por qué periodista? ¿Qué fue lo que te motivó?
Siempre me ha atraído el mundo de la comunicación, tanto radiofónica como la prensa escrita. Me gusta contar historias, es una manera de satisfacer la curiosidad, cubriendo las cosas que a uno le gustan, estar en contacto con la gente.

¿Desde cuándo diriges El Pirineo Aragonés?
En El Pirineo entro en el año 1991, me llaman Javier González y Manuel González, hijos de Manuel González el anterior propietario ya fallecido, porque querían darle un cambio al periódico. Pero al final el puesto de director es un cargo simbólico, al ser un periódico pequeño los roles de cada uno no están tan bien establecidos.

¿Qué ha hecho que El Pirineo Aragonés se convierta en un periódico emblemático?
El vinculo es sentimental. Primero porque es el más antiguo, es el decano de la prensa de Aragón, pronto hará 136 años. Es patrimonio de la ciudad, no hay nadie que sea más viejo que El Pirineo Aragonés en esta ciudad. Tiene mucha tradición, Jaca ha sido una ciudad que siempre ha tenido mucha vinculación con la prensa.
El Pirineo Aragonés nació en una época en la que se proliferaron muchos medios escritos, cuando la prensa era el único medio de comunicación. Ha sabido mantenerse durante todo este tiempo. Todo el mundo lo conoce en Jaca y en la comarca, muchos de los que viven fuera son lectores porque es la manera de estar vinculado con el día a día de nuestro territorio.

¿Cuáles son para El Pirineo Aragonés los retos más grandes actualmente?
El reto es sacar el periódico cada semana. Hacer que el producto sea rentable, hay que decir que somos el único periódico de Aragón que es independiente, en el sentido de que no dependemos de ningún grupo económico y que nos financiamos cien por cien con nuestros propios recursos, suscripciónes y publicidad, no recibimos ningún tipo de ayuda. Simplemente hacer frente a eso ya es un reto semanalmente y cada vez cuesta más. Otro reto es el de poner el listón no donde tú quieres si no donde tú puedes, porque los recursos son limitados y te gustaría llegar a mas cosas de las que llegas. El hándicap del papel esta bien para desarrollar según qué temas, pero también se queda corto a veces para hacer frente porque faltan los medios gráficos. Intentamos no bajar la guardia.

¿Qué es lo más bonito que te deja tu trabajo?
Tener la oportunidad de conocer gente, personas interesantes, tener acceso a muchas cosas que de otra manera no lo tendría, seguir el día el día de Jaca, de la Comarca. Saber un poco por donde van las cosas. Sobre todo, lo que más te aporta es conocer gente que te aporta algo como periodista y como persona.

¿Qué se necesita para ser un buen profesional?
Saber escuchar, intentar contrastar la noticia siempre, ser próximo a la gente, respetuoso, eso vale para cualquier medio, pero en una ciudad pequeña como Jaca tener tacto es fundamental, tener intuición, ser valiente y precavido. Hay que atender cualquier tipo de sensibilidades políticas, culturales, no solo informar, sino divulgar.

Vivimos en la época de la inmediatez. ¿Como consigue El Pirineo Aragonés mantener el ritmo teniendo en cuenta que aparece una vez por semana?
Esto es igual de complicado. Nosotros no podemos competir en inmediatez con otros medios. Muchas veces nos enteramos antes que otros medios de algunas noticias, porque la experiencia que tenemos detrás nos permite tener una anticipación, aunque luego no la podemos utilizar. Aquí hay dos cuestiones. La primera que mucha gente solamente se informa a través de nuestro periódico, entonces esto te permite conjugar un poco lo que son las noticias del día a día. Luego contamos con temas propios, a los que intentamos dedicarles más espacio, tenemos la suerte de que conocemos la sociedad y sabemos dónde está la clave de la noticia.

¿Como vivió la publicación el paso a la era digital?
Al principio lo vivimos de una manera relativa, estaba ahí, estaba surgiendo y sabíamos que tarde o temprano El Pirineo Aragonés también tenia que afrontarlo. Y ahí seguimos. Pensando en como nos podemos subir al carro digital.

 

¿Dejará El Pirineo Aragonés el papel por las pantallas?
No es fácil. Primero porque los medios digitales todavía no son rentables, salvo medios grandes, la rentabilidad de un medio digital actualmente no es posible. Nadie quiere pagar por contenido. La industria periodística todavía no ha dado con la forma de hacer rentables los medios medianos y pequeños.
Para cubrir el día a día se necesitaría un gran numero de profesionales. Que ojalá pudieramos pagarlo y si fuera viable estaríamos encantados. El Pirineo Aragonés es un medio más de contendido amplio, pues se necesitaría aún más personal porque un reportaje lleva mucho trabajo detrás: buscar el tema, documentarte, quedar con las personas, hacer fotografías, escribirlo. Estamos en esa posición, esperando a ver por donde va el mercado, no sabemos como terminara esto. Igual es un paso intermedio. Como nadie sabe adonde va y todo es tan impreciso, se crea una inseguridad.

¿El lector ha cambiado?
Mucho. Primero que no está dispuesto a pagar. Al no querer pagar por el contenido, el profesional no puede hacer igual su trabajo, no se contrasta la noticia, hay situaciones en las que la calidad baja. Hay lectores que se conforman con lo básico. Éste es el modelo de las redes sociales. Vamos picoteando, pero no eres tú el que controlas lo que lees. No tenemos tiempo de digerir todo el contenido y si no tenemos una capacidad propia de seleccionar, al final puede ser un caos.
Lo que sí está claro es que el lector de papel se va acabando. No llegará a desaparecer, pero los jóvenes no leen papel. La gente se comunica de otra manera, que no es malo, es la época que vivimos. Yo considero que las nuevas tecnologías son la panacea del periodismo, inmediatez, multimedia, noticias concisas o amplias, llegar a la gente como quieras.

BANNER DPH Huesca Accesible Portada
Comentarios