El importante legado de Cristóbal Guitart sobre castillos, ya se encuentra en la nueva biblioteca de la Ciudadela

La Ciudadela de Jaca ya cuenta con un nuevo atractivo cultural y de conocimiento, una importante colección de libros y documentación gráfica que permitirá ofrecer un espacio para la consulta a todos los investigadores y público interesado en profundizar en el estudio de la historia de castillos y fortificaciones. Se trata de unos fondos cedidos por la hija de Cristóbal Guitart, un referente de esta temática a nivel nacional y que ha escrito multitud de libros, artículos y trabajos. La colección está formada por 3.900 libros, que ya han sido catalogados, además de más una veintena de cajas de revistas especializadas en castillos, tanto españolas como europeas, así como publicaciones que recogen este tipo de fortificaciones a nivel mundial, desde Brasil o Argentina, hasta Vietnam. Además también hay más de 4.000 fotografías.

Esta biblioteca se ha ubicado provisionalmente en los locales que la Asociación de Veteranos de Montaña tiene cedidos en la Ciudadela, que se han habilitado para ello y además, «uno de los proyectos que tiene la Ciudadela es hacer un museo sobre fortalezas o castillos», según ha apuntado Joaquín Ruiz, director del Castillo de San Pedro, cuya documentación ya se encuentra en la colección cedida. No obstante, este es el primer paso para crear una biblioteca que podría acoger otros fondos que pudieran llegar después. Además, en una sala contigua se habilitará una sala para que los interesados puedan consultar los libros y en su momento, «si así se considera, poder extraer las publicaciones».

Cristóbal Guitart falleció en 2015, y su hija Ana Guitart se encontró con una gran colección, «y aunque a mí me gusta el arte y los castillos, no soy una especialista como era mi padre, así que pensé que tenía que hacer algo con los libros», que no se podían quedar en cajas amontonadas, «tenían que ser de uso, disfrute y consulta pública». «De hecho, a casa de mi padre iban alumnos, gente que hacía tesis y mucha más a consultar o pedir información», añade. Cristóbal Guitart dedicó toda su vida a esta temática, era ingeniero industrial y trabajo en ello, «pero su pasión realmente era el arte, la historia, la geografía y un submundo que es el de los castillos, del que fue especialista». Los primeros libros sobre castillos fueron escritos por él y se siguen publicando, como por ejemplo el libro que se vende en el Castillo de Loarre. Precisamente este castillo oscense, junto a la Ciudadela de Jaca eran los dos referentes de Guitart a nivel nacional. «Y se sentiría orgulloso de que su colección pueda estar expuesta en la Ciudadela», asegura.

El historiador Domingo Buesa fue el contacto inicial para poner en marcha esta iniciativa, según explica Juan Carlos Moreno, presidente de la Asociación Sancho Ramírez, que a su vez hizo las gestiones para poner en marcha este proyecto. Y otros dos miembros de esta asociación, Ricardo Galtier y Nacho Beneíto (que también pertenece a la Asociación de Veteranos de Montaña), han sido los que han llevado todo el peso del transporte y de catalogación de las publicaciones.

Galtier destaca además la labor «importantísima» que realizó Guitart «porque durante toda su vida, todo lo que se iba publicando en periódicos como Heraldo de Aragón, el Noticiario o ABC, lo iba recortando y metiendo en los libros donde le correspondía». Precisamente, una de las cosas que falta por hacer es sacar todos los recortes y «clasificarlos de alguna forma». Casi todos los documentos son sus propios trabajos, y también están los borradores de todos los libros que escribió. «Por ejemplo, de la Gran enciclopedia aragonesa, que se publicó a principios de los 80 están los clichés que él hizo para los artículos de dicha enciclopedia (los documentos originales) y que están más completos que los propios artículos», concluye Galtier.